Norma objeto de control en el proceso de amparo

Son varios los puntos que podemos desarrollar sobre la institución del amparo contra normas legales, la misma que ha sido ampliamente abordada tanto en la teoría como en la práctica. En ese sentido, por medio de las siguientes entradas, se realizará una reseña sobre los principales alcances de tal figura procesal.

1. ¿La Constitución permite el desarrollo del amparo contra normas legales?

Sí lo permite.

Si bien el artículo 200, inciso 2 de la Constitución Política del Perú establece que el proceso de amparo no procede contra normas legales, ha sido el propio Tribunal Constitucional el que ha precisado que ello sí es posible respecto al cuestionamiento de normas autoaplicativas, es decir de aquellas que con su sola vigencia afecta o amenaza a los derechos fundamentales. En ese sentido, tal Tribunal ha precisado:

[…] la causal de improcedencia prevista el segundo párrafo del inciso 2) del artículo 200 de la Constitución Política del Estado, […] si bien tiene asidero cuando se trata de normas heteroaplicativas, no rige para […] cuestionamiento de una norma de naturaleza autoaplicativa o, lo que es lo mismo, creadora de situaciones jurídicas inmediatas, sin la necesidad de actos concretos de aplicación. (Expediente Nº 1152-97-AA/TC)

Sentencia recaída en el Expediente Nº 1152-97-AA/TC

Hay que tener presente que esta última interpretación se encuentra conforme a diversos principios constitucionales como el pro homine y el pro actione, además de derechos fundamentales como la tutela procesal efectiva.

Asimismo, conviene acotar que el estimar una demanda amparo contra una norma legal implicará que se realice el llamado control difuso y, por ello, el juez que conoce la controversia, inaplicará tal norma inconstitucional en el caso concreto.

2. Normas autoaplicativas y heteroaplicativas

Conforme al apartado anterior, para saber cuándo es procedente interponer una demanda de amparo contra una norma legal, es importante diferenciar lo que es una norma heteroaplicativa de una autoaplicativa, puesto que sobre esta última se podrá interponer la demanda de amparo. En el siguiente apartado podemos ver mejor esta diferencia.

2.1. Normas heteroaplicativas

Las normas heteroaplicativas son aquellas cuya eficacia se encuentra condicionada a la realización de actos posteriores de aplicación (Expediente  Nº 05673-2008-PA/TC), siendo declarada improcedente toda demanda de amparo interpuesta contra ellas.

Entre los casos que se ha declarado la improcedencia de una demanda de amparo por haber sido interpuesta contra una norma heteroaplicativa, podemos encontrar:

  • Demanda de amparo interpuesta contra una norma que establecía el mecanismo para evaluar el desempeño laboral (Expediente  Nº 05673-2008-PA/TC). Aquí se precisó que para evidenciar la vulneración a un derecho fundamental era necesario que se desarrollara la evaluación.
  • Demanda de amparo interpuesta contra una norma que establecía la competencia de un ente para el procesamiento de expedientes de caducidad de contratos de otorgamiento de tierras eriazas por supuestamente afectar su derecho a la propiedad (Expediente Nº 5795-2008-PA/TC). El Tribunal Constitucional sugirió que, para evaluar la controversia, era indispensable que se desarrollara el procedimiento por parte de la entidad.

2.2. Normas autoaplicativas

Estas normas son aquellas cuya eficacia no se encuentra sujeta a la realización de actos posteriores de aplicación (Sentencia recaída en el Expediente Nº 830-2000-PA/TC).

Así, por ejemplo, un caso de norma autoaplicativa lo constituye el artículo 1 del derogado Decreto Ley Nº 25446 por el cual se cesan a jueces, cancelando títulos otorgados. En ese sentido, la sola vigencia de la norma en mención representó una afectación directa a los derechos fundamentales de tales funcionarios, no necesitando el desarrollo de actos posteriores para su eficacia.

¿Una norma autoaplicativa puede representar una amenaza?

Una norma cualquiera, ya sea autoaplicativa o heteroaplicativa, puede representar una amenaza. La particularidad de las normas autoaplicativas radica en que, si las mismas amenazan derechos fundamentales, siempre lo harán de forma cierta e inminente, por lo que respecto a ellas siempre procederá una demanda de amparo.

Un ejemplo -abordado por el Tribunal Constitucional en su Sentencia recaída en el Expediente Nº 4677-2004-PA/TC – radica en que el artículo 2 del Decreto Ley Nº 25454: ‘No procede la Acción de Amparo dirigida a impugnar directa o indirectamente los efectos de la aplicación del Decretos Leyes No. 25423, 25442 y 25446’.

San Miguel, 21 de agosto de 2020.

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .